Publicado el

7 cosas que toda madre primeriza debe saber

Toda madre primeriza debe lidiar con un montón de nuevas experiencias que resultan desconocidas por completo. Es la mejor experiencia que puede tener una mujer en su vida, pero también es cierto que esta llena de miedos y dudas. Poco a poco todos ellos se pasan, pero estos 7 consejos que os vamos a dar os puede ayudar y mucho.

  1. Lactancia: No hay nada mejor para el bebe que la leche materna ya que le satisface sus necesidades nutricionales, forja el desarrollo emocional e intelectual y fortalece su sistema inmunológico; pero también es bueno para la madre ya que ayuda a que vuelva a recuperar la silueta y tiene menos posibilidades de sufrir depresión post-parto.
    La lactancia crea un vínculo maravilloso entre la madre y el bebe ya que están en continuo contacto, y eso al bebe le encanta. Y la parte negativa de la lactancia, es la dependencia que esta supone, ya que nadie más a parte de la madre podrá darle de comer y luego que los pezones se pueden agrietar o irritarse, esto último se soluciona con crema de caléndula.
  2. Cambiar el primer pañal: este primer cambio de pañal, le puede tocar hacerlo a la mama o al papa, dependiendo de lo rápido que lo haga el bebe y el estado en el que se encuentre la madre después del parto. La primera “caca” que realice el bebe será de un color muy oscuro, casi negro, y de un olor muy fuerte y desagradable, no hay que alarmarse ya que es normal, esta primera deposición se llama meconio. El bebe ha estado dentro de la madre durante 9 meses y lo único que ha entrado por su boquita ha sido el líquido amniótico que lo rodeaba y protegía, ya que se alimentaba a través del cordón umbilical, y una vez fuera debe limpiarse de todo ese líquido que ha tragado mientras estaba en el interior de la mama.
    Otra cosa del cambio del pañal que suele preocupar a las mama, es la frecuencia con la que debemos cambiarlo, se recomienda hacerlo por lo general como mínimo 2 veces al día, esto dependerá mucho de si ha hecho “caca” o no, ya que al ser recién nacido, todavía tarda en que se le active todo el proceso digestivo, por lo que no genera una gran cantidad de pis por la que sea más necesario cambiarle el pañal, lo que si que tenemos que tener en cuenta cuando le cambiemos el pañal, es limpiar muy bien sus parte íntimas, así como si vemos que se le esta irritando la piel, ponerle enseguida crema, para evitar que esta vaya a más y se le cure.
  3. Cólicos: Es muy habitual que los bebes tengan cólicos, porque no son capaces de expulsar fácilmente todos los gases que generan. Muchas madres tienen miedo no saber cuando tienen cólicos, pero no hay que preocuparse, ya que lo sabrán enseguida, debido a que el bebe llorara muy amargamente y no tendrá consuelo alguno por mucho que intentemos consolarlo, solo se callara cuando estos cólicos se le pasen. Si sufre de cólicos podemos ayudarle a que saque los gases con un masaje, que suelen enseñar en casi todos los hospitales, podemos moverles las piernas de arriba a abajo como si fuese en bicicleta, hacerle un masajito en la barriguita en el sentido de las agujas del reloj o bien aplicando la técnica de las hormiguitas. Estos masajes les ayudará a sacar los gases y a paliar los dolores de los cólicos.
  4. Limpiar el cordón umbilical: es otra de las cosas que más miedo les suele causar a las mamis, por lo delicado que es y la impresión que da verlo, pero la verdad es que no es nada complicado, en el hospital os enseñarán como hacerlo, pero es muy fácil, tan solo tenemos que coger una gasa empaparla en alcohol de 70º y rodear con ella el cordón con la pinza, esto ayudará a que se seque y se caiga más rápidamente, es interesante hacer esta limpieza del ombligo 2 veces al día, una a primera hora del día y otra por la noche. cuando vayamos a cambiarla por una limpia y esta gasa se haya pegado a la piel del peque no hay que sofocarse, tan solo debemos coger suero y mojar con el la zona en la que se ha pegado para que esta se emblandezca y podamos quitarlo sin hacerle daño, sobre todo no hay que pegar estirón.
  5. Bañar al bebe: No podremos bañar al pequeño hasta que el cordón umbilical se le caíga, pero si debemos lavarlo con productos especiales para esta etapa, este tipo de baño es conocido como el baño del gato, ya que el sistema de lavado es muy similar al que hacen los gatos.
    Una vez que ya se ha caído el cordón, ya podemos lavar a nuestro pequeño, es bueno hacerlo por la noche, para que este se relaje y concilie mejor el sueño, el agua debe estar a 37ºC y la habitación calentita, para que no coja frío.
  6. El sueño: es importante colocar al bebe correctamente, de lado e ir alternandolo, podemos ayudarnos de cojines para evitar que se gire, estos se llaman anti-vuelco, no abrigarlo en exceso para evitar el riesgo de muerte súbida. Otro error muy común que se comete es tener la casa en silencio absoluto para evitar que se despierte, hay que acostumbrar a que este duerma con el ruido habitual que hay en una casa, por ejemplo la televisión, la lavadora, el extractor,…Poco a poco el bebe también sabrá diferenciar entre la noche y el día, durmiendo durante más tiempo durante la noche, pero esto no comenzará a pasar hasta mes y medio de vida más o menos.
  7. Lloros: Las madres primerizas tienen miedo de no saber que es lo que el bebe quiere en cada momento, pero no hay que preocuparse poco a poco sabrás porque llora, ya que no tiene el mismo lloro para todo, suele tener 4 tipos distintos de llantos:
    – Cambio de pañal
    – Hambre o sed
    – Sueño
    – Tiene frío o calor
    En el caso de que ya se haya realizado todo lo posible y sigue llorando, lo más probable es que tan solo quiera reclamar la atención de la madre.

Esperamos que con estos consejos, hayamos podido ayudar a las mamas primerizas a quitarles parte de ese miedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *